sábado, 17 de febrero de 2018

Cenizas de revoluciones




Tenemos urgencias, amores que matan
tenemos silencio, tabaco, razones
tenemos Venecia, tenemos Manhattan
tenemos cenizas de revoluciones

(Joaquín Sabina, Más de cien mentiras)


***

Lo bueno de que tengamos cenizas de revoluciones, es que nos dan la certeza de que en algún momento hubo fuego ardiendo, sueños en llama viva, utopía encendida iluminando el mundo. 
Lo malo es que reneguemos de ellas, atacados por alguna culposa y macondiana gripe del olvido, o que no aprendamos de sus errores y estemos tentados a repetirlos una y otra vez, ignorando quizás lo que alguna vez dicen que dijo el propio Marx: la historia ocurre casi siempre la primera vez como tragedia y luego se repite como farsa, o como comedia. 
Es decir: primero Karl y luego Groucho (o viceversa). 
Todavía nos cuesta aprender que, del otro lado de nuestros lúgubres Stroessner o Pinochet, también los Lenin tuvieron a sus Stalin, y los Che o los Sup Marcos tuvieron a su Pol Pot y a su Abimael Guzmán.
Nada resume tanto la decadente y sin embargo romántica nostalgia revolucionaria, vivida desde una historia personal de encuentros y desencuentros de amor fugaz en dos tiempos, que la canción “Leningrado”, con la exquisita poética letra de Joaquín Sabina y música de Jaime Asúa, contenida en el último disco del ubetense, “Lo niego todo”.

Les dejo aquí la letra y el enlace con la canción, (por cierto una de las favoritas de Desirée).

Me doctoré en tus labios de ocasión
en una sórdida pensión de Leningrado
sin pasaporte y fuera de la ley
pero borracho como un rey desheredado

Cincuenta rublos era un potosí
y tu desnudo un maniquí de grana y oro
nos dieron llaves de la suite nupcial
que era un cuartucho de hospital… sin inodoro

Nos quedaba para un vodka con limón
y un tostón de Menchevique de la esquina
cuando agonizó el palique, qué ansiedad,
te empecé a desabrochar la gabardina

No era fácil en la Unión Soviética
ir por condones a recepción
a años luz de la rutina
anidó una golondrina en mi balcón

No sé qué nos pasó ni cómo fue
que nos cruzáramos aquella noche loca
balbuceamos cursiladas todo a cien
y rodamos descosiéndonos la boca

nos matábamos de ganas de vivir
sobreactuando el Vodevil de la Bohemia
no dormir era más dulce que soñar
y envejecer con dignidad una blasfemia

Tú con boina, yo con barba, viva el Che
recién conversos a la fe del hombre nuevo
no había caído el Muro de Berlín
ni reventado el polvorín de Sarajevo

porque la revolución tenía un Talón 
de Aquiles al portador
y flotando entre las ruinas
enviudó una golondrina en mi balcón

Ayer salías, morena, de un café
ya casi medio siglo que no te veía
eras rubia, si no recuerdo mal
dije, y mintiendo, estás más guapa todavía

Me aceptaste una cerveza sin alcohol
se nos había muerto el sol en los tejados
funerales, y con nada que decir
vi en tus pupilas un añil mal dibujado

No sé por qué sigo escribiendo esta canción
pero me sangra el corazón cuando lo hurgo
supe que te casaste con un juez
y Leningrado es otra vez San Petesburgo

Ni siquiera comentamos si quedamos
pásame tu dirección
y de vuelta a la oficina
se estrelló una golondrina en mi balcón

Porque la revolución tenía un Talón 
de Aquiles al portador
y flotando entre las ruinas
enviudó una golondrina en mi balcón



viernes, 12 de enero de 2018

The Post: el debate entre lo “ilegal” y el interés público en la prensa


A quienes siguen sosteniendo que los audios revelados sobre los negociados de González Daher, Fernández Lippmann, Caballero, Ortíz y otros “héroes”, no deberían ser publicados por la prensa, ni utilizados como punto de partida para procesos judiciales, porque presuntamente fueron grabados de forma ilegal, les haría muy bien ver “The Post”, la nueva película dirigida por el gran cineasta norteamericano Steven Spielberg, con Tom Hanks y Meryl Streep como protagonistas principales.
En su nueva producción, nominada a los Globos de Oro y probablemente a los premios Oscar, Spielberg recrea el conflicto periodístico que vivieron los editores del diario The Washington Post y también del New York Times, a inicios de los años 70, cuando accedieron a documentos secretos del Pentágono, filtrados por el analista Daniel Ellsberg, revelando que al menos cuatro administraciones en el Gobierno venían mintiendo al pueblo estadounidense acerca de los graves crímenes que cometían durante la Guerra del Vietnam.
En Estados Unidos, los documentos estaban protegidos legalmente y su divulgación implicaba una violación de la “seguridad nacional”. Además, en la Constitución norteamericana no existe la figura de la confidencialidad de fuentes (que si existe en el Paraguay –artículo 29- y en varios otros países) y el periodista, si es exigido por la Justicia a revelar quién le entregó un documento valioso, debe decidir entre traicionar a su fuente o ir preso por "obstrucción de la Justicia”.
La película (como puede verse en el tráiler) avanza sobre el conflicto al que se vieron sometidos los editores y dueños del periódico, ante una orden judicial de no publicar los “papeles del Pentágono”, de que si la desobedecían no solamente corrían el riesgo de ir todos presos, si no de que la propia compañía editorial pudiese ser llevada a la quiebra y desaparezca.
Los periódicos desobedecieron a la Justicia y continuaron publicando los documentos, que sacaban a luz los casos de bombardeos contra poblaciones civiles, entre otros crímenes de guerra. La justificación que usaron para publicar era que “el derecho de la ciudadanía a enterarse de la verdad” estaba incluso por encima de la propia Ley.
El 30 de junio de 1972, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos decidió, por seis votos contra tres, que los mandatos concedidos para impedir las publicaciones eran inconstitucionales, garantizando a los dos periódicos el derecho a seguir publicando.
La principal fuente de ambos medios, hasta entonces secreta, Daniel Ellsberg, dijo años después que decidió traicionar su propio compromiso como funcionario del Pentágono por una exigencia de conciencia cívica: “Los documentos demostraban un comportamiento inconstitucional por una sucesión de presidentes, la violación de sus juramentos y la violación del juramento de sus subordinados”.
En la película (se puede ver parte en el tráiler adjunto) hay un momento de tensión en la Redacción del Post, cuando uno de los jóvenes periodista cuestiona a su editor jefe, Bradlee, cuando proponía publicar el documento secreto: “Pero... ¿eso es legal…?”.
El editor le responde: “Es noticia relevante para el público. ¿O a qué creés que nos dedicamos en este periódico…?”.
La película también narra el inicio de una histórica relación profesional entre Katharine Graham (Meryl Streep), la primera mujer de la familia propietaria fundacional del Post que asumía la dirección del periódico y su legendario editor jefe Ben Bradlee (Tom Hanks), cuyas osadas decisiones periodísticas con los Papeles del Pentágono hicieron avanzar al Washington Post, de ser un periódico de provincias en Estados Unidos a pasar a ser un gran referente del periodismo nacional e internacional de alta calidad, algo que la misma dupla consagraría años después al liderar las investigaciones periodísticas sobre el caso Watergate. (La saga está muy bien contada por el propio Bradlee en su libro autobiográfico “A good life”, traducida al español como “Vida de periodista”).
“The Post” sigue la buena racha de las grandes películas sobre el periodismo que iniciaron “Todos los hombres del presidente”, “El informante” y la más reciente “Spotlight”. Se estrenó en Estados Unidos en diciembre, se anuncia que en febrero estará en los cines de Paraguay, pero los más impacientes ya la podemos ver en internet.
Seguro que le encontraremos mucho paralelismo con el debate que actualmente mantenemos en Paraguay con las filtraciones de los audios #SepudrelaJusticia.



jueves, 11 de enero de 2018

Cambio de look


Hasta que saltó el escándalo de los audios filtrados, revelando graves delitos de corrupción y tráfico de influencia en el ámbito político y judicial, la opinión pública prácticamente desconocía la existencia del entonces secretario del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, Raúl Fernández Lippmann.
El funcionario, que no solo era el operador clave de su hasta entonces todopoderoso jefe, el senador colorado cartista y presidente del JEM, Oscar González Daher, en las presuntas actividades ilícitas de cobros de sobornos y arreglos extrajudiciales, sino que ejercía mayor poder que el propio “padrino”, había logrado hasta entonces lo que todo negociador en las sombras más anhela: permanecer invisible ante la órbita de los medios.
Cuando “Raulito” se convirtió en sorpresiva celebridad mediática, gracias a su voz en los audios grabados de conversaciones telefónicas, todas las Redacciones buscaron con desesperación fotografías suyas para ilustrar el vendaval de materiales periodísticos. Pero, oh sorpresa, había una sola foto disponible, la que hubo que publicar y seguir publicando hasta el cansancio, ya que el hombre se había ocupado de borrar concienzudamente su imagen en las redes sociales.
En esa principal foto, multiplicada en Google, el secretario aparece serio y pulcro, con el rostro afeitado, el pelo corto y bien peinado, mirando a cámara detrás de unos elegantes anteojos. Es la imagen de un buen burócrata, de un abogado distinguido, de un funcionario flaco y pequeño, aunque recio, que si mi abuela la hubiera visto diría que es difícil de creer que alguien así haya hecho todo lo que dicen que hizo.
Después aparecieron un par de fotos más, que solo reforzaban la misma imagen estereotipada de Raúl, imagen que a esta altura ya forma parte de la cultura popular mediática o del inconsciente colectivo.
Hasta que en estos días se filtró otra foto (sí, las fotos también se filtran; no solo los audios), en donde se ve a un Raúl muy diferente: barba crecida, sin lentes, remera suelta y casual, sombrero bombín a lo Sabina, sonrisa burlona ante la cámara, posando ante una torta de cumpleaños con velas que forman su nombre.
La verdad, no recuerdo un cambio de look tan radical desde aquella vez en que el polémico fiscal Rogelio Ortuzar cambió su uniforme guerrero de Rambo subtropical por su actual tenida hípster.
Probablemente estos detalles no significan nada (o sí), pero hacen las delicias de quienes buscamos construir historias literarias en torno a los símbolos.
Me quedan las ganas de ver qué imagen adoptará Raúl, el día en que la Justicia lo condene por los delitos de los que se lo acusa… si acaso eso llegara a pasar.


martes, 9 de enero de 2018

El coronel no tiene quién le traiga


Iba a inaugurarse el 7 de octubre de 2017, pero nunca llegó. El intendente ensayó contradictorias justificaciones. Hay un cuestionado costo de G. 300 millones, misterios, varios memes y una novelesca historia.


Andrés Colmán Gutiérrez
Audiovisual: Mathías Melgarejo
CORONEL OVIEDO, CAAGUAZÚ

En la histórica rotonda del cruce de las rutas 2, 3, 7 y 8, en la ciudad de Coronel Oviedo, hay un paseo central con bancos, jardines y carteles que conducen a un coqueto pedestal con la inscripción: "Monumento al coronel Florentín Oviedo". Solo que el pedestal está vacío y la anunciada estatua al héroe militar que le da nombre a la ciudad... no está.
"Es una estafa a la ciudadanía. Se habla de una inversión de G. 300 millones con la estatua del coronel Oviedo, que debía inaugurarse el 7 de octubre, en el aniversario de la ciudad, pero el monumento nunca llegó y las contradictorias excusas que da el intendente municipal, Eladio González Torres, son motivo de burla. Hasta parece un cuento de Gabriel García Márquez", dice la conocida escritora ovetense Albys Paredes.
En las redes sociales de internet, los usuarios se divierten creando memes con las figuras más pintorescas sobre el pedestal vacío, desde el Luisón y el Pombero, hasta el famoso Negro del WhatsApp. Los niños y jóvenes han convertido en un juego subirse al pedestal para tomarse fotos con poses de estatuas.

MISTERIO. "¿Quién pagará por la estatua de la rotonda?", pregunta un reportaje de Oviedo Press, el medio digital local que desde hace siete meses sigue el caso de la estatua del Coronel Oviedo, como si fuera una novela política, planteando sospechas de un posible caso de corrupción en torno a las obras.
"El financiamiento de las obras se manejó con hermetismo. El intendente González negó información a la prensa y a los concejales. Recurrimos a Contrataciones Públicas para saber que se adjudicó una primera obra de 'hermoseamiento' por G. 98 millones a la empresa Alquimia SA y luego otra etapa, que destruyó partes de la primera, a otra empresa, por G. 85.575.000, más la estatua, que nadie sabía quién iba a pagar, por G. 120 millones. Son casi G. 300 millones invertidos en una rotonda", relata el periodista Cristian Bianciotto, editor de Oviedo Press.
La estatua fue encargada al conocido escultor argentino Gerónimo Villalba, autor de estatuas de San Martín y Néstor Kirchner, pero hubo confusión acerca de quién iba a pagar el precio de USD 20.000, para traer el monumento desde Buenos Aires.

TUKÃ'E KAÑY. "Se estaría llegando a un acuerdo para que el pago de la estatua lo realice una embajada finalmente, eso implica cero erogaciones del Municipio ovetense", sostuvo Rodi González, hermano del intendente y asesor cultural del mismo, el 7 de julio.
Al día siguiente, el jefe comunal lo contradijo y aseguró que el Gobierno departamental, a cargo del gobernador Mario Varela, se encargaría de pagar los USD 20.000.
El festival de equívocos siguió en torno al lugar en donde se encontraría el monumento, generando algo muy similar al folclórico juego infantil de las escondidas o tukã'e kañy.
El 24 de octubre, Oviedo Press publicó la foto de un camión de la Municipalidad, conducido por el funcionario Carlos Ruiz Díaz, que había ido hasta Buenos Aires a buscar la estatua, pero debió regresar vacío, porque aparentemente no se pagó por la obra al escultor. "El camión partió en medio de una fiesta, pero un mes después volvió sin la carga", relata Cristian Bianciotto.
Esa misma semana, el intendente aseguró al periodista radial Juan Pastor González, en Radio América, que la estatua ya estaba en Coronel Oviedo, pero no podía mostrarla al público porque "estaba siendo pulida".
Posteriormente, en otras declaraciones periodísticas (la mayoría de ellas están grabadas en video), aseguró que la estatua estaba detenida en la frontera con Argentina, por trámites burocráticos. Luego dijo que la estatua "tuvo que ser llevada de nuevo a Buenos Aires", sin explicar el motivo. Y en otro momento, cuando los periodistas lo acosaron con preguntas sobre el paradero de la obra, respondió: "Me reservo el derecho a decir dónde está, para evitar suspicacias".

POCO SERIO. "No cuestionamos la importancia de la obra, sino la falta de seriedad de nuestras autoridades y la necesidad de actuar con mayor transparencia, cuando se administra el dinero público", sostiene Cristian Bianciotto.
Al igual que el literario Coronel de García Márquez y sus cartas, el héroe Florentín Oviedo sigue esperando quién le traiga su estatua.

El intendente Eladio González (de espaldas), retirándose tras eludir una primera entrevista.

Eladio: "La ansiedad me jugó en contra"

"Tengo que reconocer que la ansiedad me jugó en contra, al igual que el patriotismo que siento por mi ciudad, y por eso dije muchas cosas que no debía decir antes de que llegue la estatua", indicó el intendente municipal de Coronel Oviedo, Eladio González Torres.
A la mañana, el jefe comunal intentó evitar la entrevista porque se encontraba "muy ocupado". Tras una charla en la calle, nos citó para después del mediodía; pero no apareció por su oficina. En horas de la tarde se comunicó por teléfono y acudió hasta el restaurante, donde estábamos almorzando, en donde aceptó ser entrevistado con mucha gentileza.
"Hago una autocrítica, no pudimos completar a tiempo el proceso de traer la estatua, por mi falta de experiencia en realizar gestiones burocráticas internacionales, pero ya está todo encaminado y espero que muy pronto tengamos instalado el monumento", destacó.

COSTO. González Torres confirmó que el costo de la estatua será de USD 20.000 y aseguró "a modo de primicia" que el Gobierno departamental de Caaguazú, a cargo del gobernador Mario Varela, será el que pagará por la obra.
Sobre las distintas versiones de idas y vueltas de la estatua, reconoció que es verdad que un camión de la Municipalidad fue hasta Buenos Aires y tuvo que regresar sin la carga. "Todo eso fue por mi falta de experiencia, pero estamos aprendiendo", insistió.
Aseguró que no le molestan los muchos memes y las burlas que se hacen en internet sobre "la estatua invisible". "Por el contrario, me encantan que hagan chistes, porque eso significa que el tema le interesa a la población", indicó.
No quiso anunciar cuándo llegará la obra: "Ya aprendí. Recién cuando la estatua pase el peaje de Coronel Oviedo, les voy a avisar".


Uno de los muchos memes que corrieron en las redes sociales, acerca de la estatua ausente.

Las versiones del intendente

-"El monumento ya está terminado en Buenos Aires".
-"Ya llegó, estamos esperando el momento para instalar".
-"Está en la frontera".
-"Ya está en Paraguay, se está puliendo".
-"Se retuvo en la frontera por falta de gestión".
-"Ya se liberó en la frontera, cuando cruce el peaje yo les aviso".
-"Tuvo que regresar a Buenos Aires".
-"Me reservo el derecho a decir dónde está para evitar suspicacias".

Fuente: Oviedo Press

La única imagen conocida hasta ahora de la estatua, en Buenos Aires.

El escultor confirma que aún no se pagó por la estatua 

Desmintiendo al intendente Eladio González, Jerónimo Villalba afirma que la obra no salió de Buenos Aires, porque se adeuda el costo íntegro de USD 23.400. Espera que pueda llegar pronto al Paraguay.

"Está retenido en la frontera", "ya está en Paraguay, se está puliendo", "tuvo que regresar a Buenos Aires", son algunas de las versiones que había dado el intendente municipal de Coronel Oviedo, Eladio González Torres, sobre la demora en inaugurar el monumento dedicado al coronel Florentín Oviedo en la rotonda del cruce internacional de la ciudad. La obra debía inaugurarse en octubre del 2017, pero hasta ahora el pedestal sigue vacío.
Desde Buenos Aires, en una entrevista realizada a través de internet, el escultor argentino Jerónimo Villalba, asegura que la obra nunca salió del taller de la firma Arte Villalba, en la calle Pico 4681, donde aguarda ser retirada, una vez que se proceda al pago íntegro.
"El valor final del monumento, con impuestos incluidos, es de 23.400 dólares. No recibí ningún dinero de adelanto por la realización de la obra, hasta el día de la fecha. El valor adeudado es por el total del monumento", refiere el artista.

MENTIRA. La afirmación del escultor pone en entredicho otra afirmación del intendente González Torres, quien ayer, en un programa radial en Coronel Oviedo, aseguró que "ya está desembolsada la primera mitad" del costo de la estatua.
Villalba sostiene que hasta ahora no cobró "ningún dinero". Ni siquiera recibió un adelanto para realizar la obra, como generalmente se estila en este tipo de trabajo.
"El no haber recibido un adelanto fue un inconveniente para mí, ya que tuve que financiarme yo mismo todos los gastos que tuve en los siete meses de la obra. Estos gastos representan un 50% del total de la obra, por lo cual espero que se solucionen rápidamente las cuestiones burocráticas y se realice el pago", indica.

DEUDA. Jerónimo tiene 36 años y es hijo del gran escultor argentino Miguel Ángel Villalba, realizador de grandes obras escultóricas.
"El Municipio de Coronel Oviedo me encargó el monumento a principios del 2017, por intermedio de Rodi González (hermano del intendente), con quien tuvimos una conversación muy fluida y cálida desde el comienzo", relata.
Se hizo un diseño para reacondicionar la rotonda, una investigación sobre la vestimenta del coronel Florentín Oviedo y tras siete meses de trabajo, la obra culminó en noviembre del 2017.
"La obra fue culminada en la fecha acordada. En aquel momento vino un camión a Buenos Aires a retirarla y finalmente el pago nunca se realizó, por lo tanto, no pudieron retirar el monumento. Entiendo que a veces las cuestiones burocráticas frenan procesos que deberían ser más dinámicos. Tuvimos un pequeño inconveniente en los papeles realizados aquí, en Buenos Aires, pero eso se solucionó rápidamente", señala.

ANÉCDOTA. Jerónimo Villalba le resta importancia a los problemas que surgieron.
"Una vez que se inaugure el monumento, estos problemas quedarán solo como una anécdota y lo que quedará por siempre es el monumento, por eso valoro mucho el entusiasmo y el interés de Rodi González en realizar la obra".
El escultor quiere venir al Paraguay cuando se inaugure la obra. "Más allá de estos problemas de pago circunstanciales, lo que quedará finalmente es un monumento que embellecerá la ciudad, generará lazos entre los que la habitan y cuentan su propia historia como nación. No hay nada mejor para una nación que tener memoria y rememorar a sus héroes, porque esto forja identidad y arraigo en su propia tierra", destaca.
----------------

González insiste en que ya se pagó la mitad de la obra

“Decí la verdad: Nda pagai gueteri ha upeare nda guerui (no pagué todavía y por eso no traje)”, le recriminó ayer el periodista ovetense Mariano Godoy al intendente municipal de Coronel Oviedo, Eladio González Torres, durante una entrevista en la emisora local RCO, sobre la polémica por la ausencia de la estatua del coronel Florentín Oviedo, que debió inaugurarse el 7 de octubre, en la rotonda de la ciudad.
 “No, ya está desembolsada la primera mitad”, contestó el intendente, y volvió a repetir la misma afirmación.
Casi a la misma hora, en la Redacción de Última Hora recibíamos un correo electrónico desde Buenos Aires del escultor Jerónimo Villalba, autor de la obra, en la que aseguraba que hasta entonces no había recibido “ningún dinero” por la realización de la obra. Y que “el valor adeudado es por el total del valor del monumento”. ¿A quién desembolsó entonces el intendente “la primera mitad”?

DIFERENCIAS. También existen diferencias en los montos de dinero que manejan el jefe comunal y el escultor.
González Torres sostiene que la obra tiene un costo de USD 20.000, mientras Jerónimo Villalba afirma que es de USD 23.400.
En el programa radial, Gonzáles Torres dijo ser víctima de “las mentiras” de periodistas a quienes molesta que su movimiento político (Colorado Añetete) haya ganado las últimas elecciones.
Reiteró que el Gobierno departamental pagará por la estatua, pero no pudo determinar en qué fecha llegará la obra para ser instalada en la rotonda del cruce internacional de Coronel Oviedo.

El escultor Jerónimo Villalba, trabajando en su talles de Buenos Aires.
Jerónimo Villalba: “El pago final nunca se realizó, por lo tanto no pudieron retirar el monumento”

(A continuación, la versión completa de la entrevista mantenida con el escultor argentino Jerónimo Villalba, según el cuestionario que respondió vía correo electrónico. En el material publicado en Última Hora se editó, por limitaciones de espacio…)


1.-¿Es verdad que usted recibió el encargo de realizar una estatua del héroe paraguayo Coronel Florentín Oviedo, por parte del municipio de Coronel Oviedo, Paraguay?
-El municipio de Coronel Oviedo me encargó el monumento a principios del 2017, por intermedio de Rodi de Jesús Gonzáles, con quien tuvimos una conversación muy fluida y muy cálida desde el comienzo. Ya nos habíamos conocido hace un par de años, en una charla sobre historia del Río De La Plata en Buenos Aires, aquella vez pensamos en la posibilidad de realizar una obra como la que se llevó a cabo.
Me interesó mucho la propuesta, porque creo que hay que rememorar a los héroes de la guerra Grande, y realizar una escultura en homenaje a uno de los estandartes del ejercito paraguayo, lo sentí siempre como un gran placer y creo también que detrás de las figuras patrióticas como Florentín Oviedo hay un fuerte sentido de arraigo y pertenencia a estas tierras rioplatenses.
Al comienzo hicimos un diseño sobre cómo habría que reacondicionar el cruce internacional, luego se hizo una investigación sobre la vestimenta del Coronel. Rody me dio información muy precisa sobre cómo era el uniforme, me marcó cada detalle y a partir de ahí empecé a hacer la escultura.
Luego de 7 meses de trabajo arduo e intenso, la obra fue culminada en el mes de noviembre. En cuanto a lo artístico, estoy muy contento y satisfecho, creo que le puse mucho entusiasmo a la obra y eso se ve reflejado en el trabajo final. No te puedo mandar imágenes, porque es mejor esperar a la inauguración.

-¿En qué estado se encuentra la obra? ¿Por qué no ha podido ser entregada aun?
-La obra fue culminada en la fecha acordada. En aquel momento vino un camión a Buenos Aires a retirarla y finalmente el pago final nunca se realizó, por lo tanto no pudieron retirar el monumento. Entiendo que a veces las cuestiones burocráticas frenan procesos que deberían ser más dinámicos. Tuvimos un pequeño inconveniente en los papeles realizados, aquí en Buenos Aires, pero eso se solucionó rápidamente.
Creo que una vez que se inaugure el monumento estos problemas quedaran solo como una anécdota y lo que quedará por siempre es el monumento, por eso valoro mucho el entusiasmo y el interés de Rodi Gonzalez en realizar la obra, porque más allá de estos problemas de pago circunstanciales, lo que quedará finalmente es un monumento que embellece a la ciudad, genera lazos entre los que la habitan  y cuenta su propia historia como Nación y no hay nada mejor para una Nación que tener memoria y rememorar a sus héroes, porque esto forja identidad y arraigo en su propia tierra.

-¿Podría informarnos cuánto es el costo real que ha presupuestado Arte Villalba, para la realización de la obra?
- El valor final del monumento con impuestos incluidos es de 23.400 dólares. No recibí ningún dinero de adelanto por la realización de la obra, hasta el día de la fecha. El valor adeudado es por el total del monumento.
El no haber recibido un adelanto fue un inconveniente para mí, ya que tuve que financiarme yo mismo todos los gastos que tuve en los 7 meses de la obra. Estos gastos representan un 50% del total de la obra, por lo cual espero que se solucionen rápidamente las cuestiones burocráticas y se realice el pago.

-Agradeceríamos cualquier otro dato que considere importante compartir, acerca del proceso de realización y entrega de esta obra.
-Tengo un gran deseo de poder viajar a Coronel Oviedo para la inauguración del monumento. Soy un escultor joven pero con trayectoria, tengo 36 años. En el año 1987,  cuando yo tenía 6 años, mi padre (Miguel Ángel Villalba, escultor también) realizó un monumento en conmemoración a la guerra Grande.
La obra se llama "Monumento a la paz y la amistad de los Pueblos" y se encuentra en Paso De Los Libres, Corrientes. Por lo tanto, haber realizado este trabajo me fue muy gratificante, porque siempre tuve presente en el proceso de trabajo aquella obra escultórica de mi padre, que yo miraba con tanto asombro desde muy chico y que me marcó para toda la vida. Espero que esta obra escultórica deje también huellas en aquellos niños  que la aprecien.




¿Quién fue el coronel Florentín Oviedo?

(Biografía elaborada por la abogada, investigadora y escritora ovetense Mónica Soledad Duarte, en su blog).

1800. La familia Oviedo emigra de la zona de Misiones hasta instalarse en Villarrica
1840. Nace en Villarrica Florentín Oviedo, hijo de don Juan José Barrios y Doña María Antonia Oviedo
1858/60. (no preciso) Alumno sobresaliente de la Escuela del maestro Fermín López. Es becado por Carlos Antonio López para estudiar en Europa, sin poder concretarlo
1864. Participó en la Guerra de la Triple Alianza. Entró como recluta en el Batallón 22 destacado en el Campamento Cerro León. 1865 era cabo. Participó en la Campaña de Corrientes, donde ganó. Estuvo en Corrales y ganó la Cruz de Plata conferida por el Mcal. López. La más alta condecoración conocida, distinción que sólo han tenido 20 oficiales. Asciende a Alférez. 
1866. Grado de Alférez, Batalla de Boquerón. Recibe dos heridas de bala en el pecho. 
1867. Noviembre. Fue ascendido a Tte. 2do. Seguidamente el Mcal. López le ascendió a Tte. 1ero. Al mismo tiempo, recibe la medalla de la Estrella de Caballero de la Orden Nacional del Mérito (Dos ascensos en un solo día)
1868. Batalla de Yasy-y- Asciende como Capitán. Herido en la pierna.
1868. Batalla de Lomas Valentinas, donde recibió una bala que le destrozó el maxilar inferior. En Cerro León- recibe el despacho de Sargento Mayor. En Batalla Diarte ganó el Ascenso de Tte. Coronel.
1869. Última Batalla, de Acosta Ñu, donde recibió el nombre “El temerario de Acosta Ñu”, era lugarteniente. Fue llevado a Rio de Janeiro en Cautiverio. El Emperador le ofreció el grado de General y un buen sueldo, pero él rehusó indignado por el ofrecimiento.
1873. Vuelve al país. 
1875. Asciende a Coronel (documento obrante en el Museo Seraffini)
1875/79. Miembro de la Comisión de Calificaciones del Servicio Militar. Segundo Jefe del Estado Mayor del Ejército.
1879. Nombrado Comandante Militar y Jefe Político de Ajos, Caaguazú, San Joaquín, Yhú y Caaguazú por Bernardino Caballero. Desde este año reside en Ajos.
1880/83. (no preciso) tomó como esposa a María Lucía Rodríguez.
1887. Forma parte de la movilización del Club Político, Centro Democrático en Villarrica.
1900. En Febrero recibe una pensión por el Ministerio de Guerra y Marina (documento Museo Seraffini)
1915. (no preciso) Juez de Paz de Ajos.
1931. La ciudad de Ajos adopta el nombre de Coronel Oviedo. Mediante el Decreto N° 39296 del 5 de Febrero, firmado por el presidente José P. Guggiari y convertido en Ley de la Nación por Ley 1219 del 12 de Agosto de 1931. La Comisión de cambio de nombre estuvo conformado por grandes hombres de la época que solicitaron el cambio de nombre, y se realizó un acto en la plaza del pueblo. Le fue entregado al Coronel la copia del decreto en su lecho de enfermo por ex presidente Eduardo Schaerer.
1932. Durante la Guerra del Chaco un Regimiento de Caballería el RC- 10 creado durante la guerra, lleva su heroico nombre.
1935. Muere el 11 de Octubre en Coronel Oviedo, la ciudad que lleva su nombre, a los 95 años. En nuestros días, la ciudad, así como calles y centros educativos de otras ciudades lleva su nombre. Sus restos están en el Cementerio en la casa donde él vivió, quedando muy pocos descendientes.

Fuentes consultadas: Archivos de Doña Ida Aranda de Martínez, “Hombres y épocas del Paraguay” Arturo Bray, “Liberales ilustres” de Arturo Bordón; Museo Seraffini, Elaboración de Mónica Soledad Duarte en el libro RESEÑAHISTORICA DE AJOS CORONEL OVIEDO – Delio Vera Navarro- Antonio Vera Venialgo- Mónica Soledad Duarte Edic. Litocolor 2005- Pág. 82-83.-

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Adiós mante, Ña Rosa...


Llegaba puntualmente cada fin de mes a la Redacción del diario, cargando a pulso su enorme bolso y unas cajas, junto a alguna de sus hijas. Venía en ómnibus desde Itá y caminaba las calles ardientes de la ciudad para llegar a instalarse en la recepción, cuyos sillones y mesas de visitas ocupaba desplegando sus artísticas figuras como si fuera un improvisado museo de obras de cerámica.
-Mirá, este hice para vos, nemba'erâite -me decía, mostrándome alguna de sus nuevas esculturas en barro, a veces un sapo con una máquina de escribir, a veces una luna melancólica, a veces una mujer con una enorme panza abierta que a la vez era como una cálida cueva en donde guardar los afectos…
Ella era morena, campesina, dicharachera, pícara, eterna niña juguetona, mentirosa impenitente y por sobre todo una creativa creadora que supo proyectar el humilde y sacrificado oficio de la artesanía popular a un nivel universal, para ganarse el mote mediático que portaba con orgullo marketinero.
-¡Buen día, che ha’e Rosa Britez, la Ceramista de América…! –se presentaba con su peculiar encanto, cada vez que llegábamos a su pintoresco hogar taller, en Itá, acompañando a algún visitante extranjero, atraído por su leyenda.
La conocí en los años 80, cuando yo era un joven novato periodista cazador de historias y ella empezaba a escandalizar al pacato ambiente de los fabricantes de artesanía for export, con sus creaciones irreverentes, principalmente con sus figuras eróticas que vendrían a conformar el peculiar kamasutra paraguayo.
-¿Cómo te inspiraste para crear tantas posiciones amatorias, Ña Rosa…? –le preguntábamos entonces.
-E’a, yo practiqué cada una de las más de 80 posiciones con mi marido, para poder hacer las figuras bien reales –contestaba… y luego se mataba de risa.
En octubre de 2013, cuando Última Hora cumplió 40 años, hicimos un homenaje a 40 personalidades que se destacaron por sus aportes a la sociedad en esas cuatro décadas del Paraguay, y ella figuraba como una de las más votadas por los compañeros y compañeras del diario. Acudió radiante y feliz al homenaje, a recibir su premio. De entonces es esta foto que una compañera nos sacó, luego de compartir algunas copas de champan e intercambiar muchas anécdotas.
Esa noche nos volvió a contar por milésima vez su historia de cuando viajó sola y por primera vez en avión a Estados Unidos para exponer sus obras, y el gran Michael Jackson le compró una de sus colecciones.
En los últimos años empezaron a disminuir sus visitas al diario. Hace poco menos de un año vino por última vez, ya con su salud muy deteriorada y la tuvimos que ayudar a subir las escaleras. Una vez más tuvimos que convocar a la solidaridad ciudadana para ayudarle a pagar su tratamiento. Lo que cobraba por sus obras nunca le alcanzaba…
Esta madrugada ella cerró sus ojos, por última vez. Prefiero recordarla así como era, con su pícara y eterna sonrisa, y sobre todo por esas manos pequeñas y morenas, rugosas, juguetonas, que cuando tocaban el barro húmedo eran capaces de crear maravillas…
Que descanses en paz mante, querida ña Rosa…  



jueves, 14 de diciembre de 2017

Un "pesebre ecológico" despierta gran admiración en Isla Pucú



Un gigante y artístico pesebre, realizado con más de 4.000 botellas de plástico reciclado, es motivo de admiración en la ciclovía de Isla Pucú, Cordillera. Es obra del joven pintor y escultor Diego Martín Diarte, quien también exhibe un imponente retablo de semillas en la iglesia local.

Historias de #Navidad

Andrés Colmán Gutiérrez - @andrescolman
Fotos y video: Desirée Esquivel
Edición de video: Mathias Melgarejo


Estaban destinados a convertirse en basura... pero se volvieron objetos de arte y hoy brindan el rostro de una de las Navidades originalmente más atractivas del Paraguay a la histórica ciudad de Isla Pucú, en el Departamento de Cordillera.
El "pesebre ecológico", instalado en la ciclovía de entrada a la localidad cordillerana, está hecho con botellas de plástico que habían sido fabricadas para una conocida marca de aguardiente de caña, pero acabaron defectuosas y el joven pintor y escultor local Diego Martín Diarte quiso darles un mejor destino.
"¿Qué mejor que convertir la basura en arte, aprovechando esta época de Navidad para transmitir un mensaje sobre la necesidad de reciclar los plásticos y cuidar el medio ambiente?", propone Diego, quien convenció al intendente municipal de Isla Pucú, Hugo Fleitas, de patrocinar la obra artística que actualmente es la mayor atracción en la comunidad.
Se trata de un gran pesebre con siete enormes figuras de 2,5 metros de altura, que representan a San José, la Virgen María, el Niño Jesús (el único más pequeño), el Ángel Gabriel y los tres Reyes Magos, armado con más de 4.000 botellas, pintadas con diversos colores. Cada figura lleva más de 500 botellas, salvo el Niño Jesús, que lleva un poco menos.
"Ya había hecho una primera versión el año pasado, solo con las figuras de San José, María, el Niño y el Ángel, pero este año quisimos hacer algo mucho mayor y le agregamos a los tres Reyes Magos, poniéndolos además en un sitio más visible, en la ciclovía de la entrada a la ciudad", explica Diego.
Los viajeros que pasan en auto por la ruta que une a Eusebio Ayala con Caraguatay no pueden evitar detenerse a observar el pesebre, tomarse fotos y selfies para el recuerdo. El pesebre es particularmente atractivo en horas de la noche, cuando unos potentes reflectores lo iluminan y le dan un aire mágico, con aires navideños.

Diego Martín Diarte entre las figuras de su creación, en el pesebre ecológico gigante de Isla Pucú.

Una ciudad con toque ambiental y artístico

A 84 kilómetros al este de Asunción, Isla Pucú era conocida antiguamente como Ka'aguy juru, lugar donde el 18 de agosto de 1869 se libró la última gran batalla de la Campaña de las Cordilleras, durante la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870).
De aquel tupido bosque que se iniciaba allí, tras los campos de Acosta Ñu, no queda casi nada. Todo ha sido deforestado con el tiempo, pero las actuales autoridades y los pobladores buscan darle a la comunidad un toque ambiental y artístico, rescatando el valor de la historia y agregándole obras de arte regional y paisajístico.
Antes de llegar a la ciudad, al costado de la ruta, un enorme mural recrea un cuadro de la Batalla de Ka'aguy juru, junto a enormes letras con el nombre de Isla Pucú. Más allá, un pintoresco portal da la bienvenida, en medio de un jardín de frondosos árboles con los troncos pintados con los colores de la bandera paraguaya.
La ciclovía es, a la vez, una galería de arte al aire libre, donde ahora se exhibe el pesebre ecológico, cuyas piezas estarán instaladas hasta febrero. Al término del recorrido está el mural Tupasy del Rosario, también realizado por Diego Martín Diarte, que rinde homenaje a la santa patrona, la Virgen del Rosario y rescata parte de la historia en torno a la imagen.
"En tiempo de la Guerra de la Triple Alianza, poco antes de la batalla de Ka'aguy juru, una familia que venía huyendo de los invasores trajo una imagen de la Virgen del Rosario, que protegió al pueblo. En mi obra, de estilo mosaico, reproduzco esa imagen y un fragmento de la cruz de madera que quedó chamuscada en el combate", cuenta Diego.
El mural tiene tres metros de alto por dos de ancho, y la técnica es de mosaico con venecitas, azulejos, espejos y cristales reciclados. El mural ha sido declarado patrimonio cultural de la ciudad por la Junta Municipal de Isla Pucú.

Los retablos hechos con semillas, en el templo parroquial de la Virgen del Rosario, en Isla Pucú.

Creando arte con semillas

En el interior de la histórica iglesia de Isla Pucú, el templo parroquial de Nuestra Señora del Rosario, hay otras dos significativas obras de Diego Martín Diarte.
Se trata de dos enormes retablos realizados enteramente con semillas vegetales, inspirados en la obra del artista misionero Koki Ruiz, quien realizó el retablo de maíz para la visita del papa Francisco al Paraguay, en 2015.
"La obra de Koki me inspiró en la técnica utilizada, aunque mi estilo es diferente", explica Diego, quien en 2016 hizo un primer retablo de semillas en homenaje a la Virgen de Caacupé, que actualmente se guarda en la Basílica menor de la capital cordillerana.
En la Iglesia de Isla Pucú hay un retablo tras el altar, y uno más nuevo a un costado, que es más imponente y ha sido trabajado con una técnica mucho más cuidada, incorporando luces de colores, por lo que es recomendable observarlo de noche. Muestra a un Jesús con los brazos abiertos, con un enorme corazón en cuyo interior está la imagen de la Virgen.
El cuadro tiene cuatro metros de alto y tres de ancho y en su elaboración se usaron más de 97 kilos de 19 tipos de semillas, principalmente de maíz, arroz, porotos de varios tipos y colores, girasol, lino, soja, mijo, alpiste, melón, arroz, sésamo y semillas exóticas como la leucaena, todos en color natural, apenas resaltados por un barniz que le da protección. Le llevó 45 días de trabajo y contó con la colaboración de varios jóvenes de la comunidad.
Diego tiene 23 años, es ingeniero comercial y licenciado en administración de empresas. Se declara artista autodidacta, ya que no tiene ningún estudio académico en pintura o escultura.
"Siempre me gustó crear obras artísticas, desde niño, y quiero contribuir a que mi comunidad sea conocida por la expresión de su arte y el rescate de su historia, que la gente venga a mirar y conozca a Isla Pucú como un lugar donde también creamos cultura", destaca.
Afuera, varios autos se detienen frente al pesebre ecológico. Es noche cerrada y las imágenes parecen salidas de un cuadro de fantasía. Un niño se desprende de la mano de sus padres y corre a abrazar al otro niño acostado en el pesebre, y posa sonriente para la foto.
-¡Mirá, mamá...! ¡Es un mita'i hecho de botellas! –exclama.
Y luego, mirando a sus progenitores con un tono de reproche:
-¡Y nosotros, que siempre tiramos nuestras botellas...!